Escribir jugando: julio de 2019


—¡Juuuuuuulio!, ¡Juúlio, hombre ya! Que «te se» enfría la cena.

Bueno, no es que quisiera empezar con una escena tan casera. Tampoco casera del todo: las croquetas, perdón, «crlonclretas», son precocinadas. Cena rápida de julio para Julio. En fin, que como diría el Magno Ibáñez, que desbarro, pero de barra del bar. Me refería a que tengo que empezar con julio. Sí, el mes. Sí, en minúscula, que se nos cuela la infame costumbre de la subcultura anglosajónida de escribirla en mayúscula.

¿Por dónde iba? ¡Ah, sí! Que a Julio se le enfría la cena… esto, que Lídia Castro Navás, como cada mes, convoca este julio otro reto de «Escribir jugando». Y allá que voy de cabeza, claro.

Primero la oriflama del reto, claro:

Escribir jugando banner II

Y ahora la imagen con la carta, tema del relato —cien palabras máximo sin incluir título; esto siempre se me olvida y, o me paso porque yo lo valgo, o, como hoy, incluyo el título y eso que se las trae—, y el dado, objeto que tiene que aparecer en el relato. Además, opcionalmente, hay que incluir la palabra «grimorio»:

reto julio

En fin, que os dejo con una historia que me ha salido sensiblera y algo blanda. Como las «crloncrletas» de Julio:


Cómo emplear las artes plásticas infantiles como grimorio de curas geriátricas

¡Mira mi «dibu», mami! Ya sé por qué el «abu» está malito. ¿Sombrero? Claro, el abuelo es un «señor mayor» y los señores tienen que usar sombrero; bueno, ahora no, pero en mi dibujo sí. El bastón está roto: cuando duerme, se vacía. Por eso se olvida de dónde dejó la llave del candado de mi bici o sus gafas de leer. Por eso me confunde con papi. Por eso se le escapan los sueños. Pero yo lo voy a curar. Le regalaré una cachaba nueva y este dibujo.

Francisco Torpeyvago

En Daimiel, a 23 de julio de 2019

¿Cómo prefieres tú las «crloncrletas»,
 «mardito» malandrín?

 

Anuncios

17 comentarios en “Escribir jugando: julio de 2019

  1. Pingback: EJ: Creaciones participantes | El Blog de Lídia

  2. Pingback: EJ: Optimvs mensi | El Blog de Lídia

    • 1. Pues… ¡muchísimas gracias! La verdad es que Lídia tiene esa forma tan original de inspirarnos…
      2. Sí, es bastante específica. De hecho, creo que es una palabra que viene del caló. Me arriesgué mucho a que no se entendiese. Se trata de un garrote con la empuñadura curva hecha de una sola pieza, que es bastante común por aquí. La usé en contraposición del elaborado bastón «roto». Algo así que como que lo simple no falla, en la lógica infantil.
      3. Para bruto, yo, 😀

      Le gusta a 3 personas

  3. Pingback: XXIII Edición de las microjustas literarias (III) y ¡Optimus mensi! | Historias malditas, malditas historias

  4. Pero, bueno, Francisco, si tienes un lado emotivo, sensible y todo… No nos tienes muy acostumbradas a darnos este perfil en tus escritos, sin embargo, te diré que en este microrrelato te ha quedado de lo mejor; es más, casi me atrevo a pedirte que lo saques a pasear alguna vez más en tus relatos.
    Un placer leerte, compañero.
    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Uy!, si casi me has llamado humano, jajaja. Sí, tener emociones, las tengo. Lo que ocurre es que hay veces que son un tanto gore.
      ¿No te emociona una buena persecución? ¿No eres sensible al desgarramiento abdominal? Luego eres emotiva y sensible. Y no por eso hay que escribir sobre temas… esto… bueno. Ya me entiendes.
      En fin, que me salió un poco blando de más. Prometo que en el próximo no me pasará. Espero. 😀
      En cualquier caso, gracias por leer.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s