XXIII Edición de las microjustas literarias (II)


¿Qué tal si contamos palabras? Bueno, vale, también podemos seguir con las microjustas, por supuesto.

Hoy no traigo microrrelatos,  sino un par silvas que osé, en mi ignorancia, usar para contestar a otros tantos compañeros justeros —ya sabéis todos de mi torpeza e ignorancia con los versos—. La primera es la contestación a un brindis que me propone don Juan «Juanillo». La segunda requiere de algo más de explicación: Riposo es una máscara —sí, un alias con el que participa algún compañero conocido para permanecer anónimo—, una mascara con muy mal humor que me afeó que no utilizase mi habitual manía de contarlo, de contable, todo. Resulta que yo había lanzado un reto para que en cuarenta palabras máximo, y con cualquier forma, ya fuese haiku, prosa poética o lo que se quisiese, cada cual escribiese una alabanza a su montura. El premio por hacerlo era una ficticia botella del también ficticio licor 52 —puesto que la mayoría de los relatos sólo pueden tener 50 palabras, 52 es un número prohibido, claro—. Mi idea era luego ver quién tenía más números primos en esos escritos: caracteres, palabras, matrices… Bueno, pues eso, resulta que algunos de pasaron de palabras y Riposo me «afeó», dentro de su personaje, claro, que no hubiese contado las palabras.

Y hablando de contar palabras. A raíz de ciertos desentendidos entre un participante y las jueces sobre el número de palabras de un relato, surgió el hacer la tabla que pongo a continuación. Lo que ocurrió es que nuestro autor colocó un estupendo micro de cincuenta palabras según el gúgueldocs. Pero contadas realmente eran cincuenta y dos. Esto trajo las siguientes consecuencias: el relato fue retirado por las jueces, yo me puse a ver qué aplicaciones cuentan palabras realmente bien y con precisión y el autor inventó el ya mencionado licor 52 por motivos obvios.

En la tabla veréis la cuenta de palabras, párrafos, matrices y caracteres para tres patrones, uno bien puntuado y dos con pequeños fallos habituales o tres puntos, que hay aplicaciones que reducen a un solo carácter, por ejemplo. Con una «X» he marcado las que fueron correctas:

Selección_006

En fin, que os dejo con mi torpe lírica.


Respuesta a Juanillo

Sabe, mi buen Juanillo,

Que no sé de esto de rimar los versos.

Silvo, a veces, algún chascarrillo,

Siempre con ripios adversos.

Pero que nos sirvan blancogás, mucho;

Con creer que jamás lo cató, lucho.

Y no ya un ducado,

Sino hasta un pepión,

Que soy miserable y desarrapado,

En esta colación.

Llenemos el esófago,

Tarsam, póganos de todo aquí.

También a mi Neurófago.

Y a Juanillo y a mí.

Mi muy estimado señor Ripioso:

No me es fácil el verso.

Intentaré explicarle, sin ser soso,

La cuestión de este ábaco perverso.

No cuento cuántas cuento

Cual otras veces, Oso,

Pues temo vender botellas muy lento.

Y me sobran a miles:

«Que las regalo», diles,

Me dije soberbío

Pues fue un gran ripío

Comprar sin garantía las botellas

Tan baratas y bellas.

Algo falsas son, mire usarcé,

Y hay que darles salida.

¿Qué mejor ocasión que esta, ya ve,

Premiar el ingenio y amor sin medida

De acémilas, caballos y hasta vacas

En estas Justas justas?

Licor cincuenta y dos para justeros,

Buena poesía a potros y jacas.

Ripioso, no me ponga tantos peros

Ni me dañe con fustas.

Bebamos blancogás

Y no rimemos… más.

Eso sí, además justicia pudo,

Su botella le dejo

Y a su fermoso caballo saludo.

Mire que se lo dice Torpeyvago

¡Bebamos otro trago!

Francisco Torpeyvago

En Daimiel, a 6 de julio de 2019

Que sí, «mardito» malandrín,
 ya sé que tu usas un ábaco
 para contar:
 los cinco deditos.
Anuncios

6 comentarios en “XXIII Edición de las microjustas literarias (II)

  1. Pues habrá que tener cuidado en los concursos con el asunto de las palabras. Yo suelo usar word, que por lo que veos sí que cuenta bien.
    Oye, tus textos tienen rima. ¡Claro que sí! Y son muy divertidos. Os tenéis que reir un montón con esto de las microjustas. Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

    • Sí, ya digo que le ha pasado a más de uno. Y no, MSWord no es fiable. En este caso cuenta de menos. Para concursos «largos» no importa demasiado el error, pero para micros de cincuenta palabras, una de más o de menos lo es todo.
      Y sí, es cierto, nos lo pasamos muy bien: ¡Te esperamos!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s