Ritos de Nochevieja


Cierto es que esta entrada debería haberla publicado el jueves. Pero como soy así de dejado, pues lo hago hoy. Justo antes de irme a ponerme morado en la cena de Nochevieja. Justo después de haberme levantado tarde después de Nochevieja.

—Paciente, y sin embargo, impaciente lector, como siempre, el relato está más allá de la barra horizontal. En ese «más allá», concreto, eso sí, y no esotérico, podrás deleitarte con un «resbalizamiento» neuronal escrito a vuela pluma esta misma tarde. Nos vemos allí en un momento.—

Pero no quería dejar el año sin mencionar varios de los libros que se han publicado por algunos amigos. Seguro que me olvido de alguien. Espero que no me peguen los olvidos: sería la primera vez que soy objeto directo.

Luis M. Núñez, Lord Alce, nos regala la segunda parte de su biología fantástica. Bilogía, quise decir bilogía. Fantástica bilogía, bilogía fantástica: Resurge la plata. —Es que «dilogía» es una figura retórica y no sé cómo llamar al conjunto de dos libros que conforman la misma serie.— También le debemos La semilla y Fragmentos mentales.

La inefable Mercedes Pinto Maldonado nos dona tres de tres. Quiero decir, una de tres. Bueno, tres de tres en este año —eso es ser prolífico—: Pretérito imperfecto, Una de tres, Melodía para un forense.

Otro que tal baila es Don Cándido Macarro, el «pecador de la praderar» que ha «escribido» dos para hogaño: Luna negra y Encuentros en la séptima fase.

David González Fernández ha reeditado sus Microrrelatos para Macromomentos. Lo que pasa es que es difícil de conseguir, ¡releñes! Si hay alguien interesado, que me pregunte por privado.

Hablando de inefables, Santiago Eximeno, el Hombre Ignotus, otro de los prolíficos, se ha marcado tres títulos: Lo grotesco, Ostfront y Alienígena.

Otra «escribidora» ha sido Ana Centellas, la mujer guerrera, con A este lado del estrecho. Bueno, en realidad no fue del 2017, sino de finales de 2016, pero es que…

También ha habido colaboraciones, como por ejemplo, Delicius: Recetas y cuentos. No te preocupes, no engorda. Entre otros muchos, han participado la propia Ana Centellas, Antonio Caro Escobar —Antonio no sé si ha participado en cuatro o cinco libros este año; os pasáis por su página y lo miráis, ¡pardiez!, que seguro que os lo agradece— y Silvia Salafranca.

Lidia Castro, otra fémina con —estupendos— devaneos literarios, publica su primer libro: Mis historias y otros devaneos: Recopilación de microrrelatos.

Y otras dos novedades. De Francisco Izquierdo tenemos Atrapados en la red, y de Iván Gimeno, Cuentos de Karima.

He querido dejar para el final dos cosas: una, los libros de todos aquellos que se han pasado nombrar. Y la otra, a una autora a la que tengo especial afecto: Henar de Andrés. Su literatura atezada, carbónica casi, en lo negro y en lo ácido, ha dado dos partos este año: A tintero abiertoVampire’s Dream.

En fin, casi me he leído todos estos. A ver si sois menos prolíficos para el año que viene y me da tiempo a terminarlos, ¡hombreyá! Y os dejo con un relato feo, un mero rito de Nochevieja:

¡¡FELIZ 2018!!


https://niklasgranqvist.wordpress.com/watercolor/#jp-carousel-1087

NIKLAS GRANQVIST

Ritos de Nochevieja

Manuel aparca ocupando un par de sitios. Se baja del coche. Pantalones oscuros, con una correa vintage, chaqueta con coderas y con chaleco cortafrío interior. Avanza, pelado a lo militar, con una perilla de peluquería, saca el mechero y un paquete de tabaco. Se enciende un cigarro mientras camina por la calzada y le hace una higa a un conductor que le ha pitado.

Usa el móvil para que le abran la puerta antes de llegar, con lo que apenas se detiene a la puerta del club. Busca unas putas en un local que en estas fechas no esté hasta la bandera.

Acierta con el lugar. Sólo está él de cliente; pero ya lo ha visitado antes y sabe que es de confianza. Un par de copas, unos cigarros, que allí le dejan fumar, y subiría. Hoy quería algo especial. Por eso había ahorrado de las sisas a la empresa, del acoso a su mujer, y de sablear a todo el que se le acercase.

Escogió a Débora. Con ella ya había estado y, aunque no le gusta repetir, tenía que reconocer que su cuerpo era más que ideal. Una mujer negra, no una mujer de color, salvo que ese color fuese el negro más profundo del centro de África. Labios carnosos, formas contundentes, una altura considerable son sus atributos. Y un acento gutural, grave, voz aterciopelada e incitante. Él le pregunta con quién se lleva mejor; le gustaría tener a dos mujeres muy colaborativas. Ella llama a Sandra, una andina bajita, con andares de princesa y un gran conocimiento del maquillaje. Al acercarse, no respeta las distancias y llega hasta hablar pegando sus labios a los del cliente:

—Hola, soy Sandra. Débora y yo te alegraremos esta noche. ¿Dónde quieres comerte las uvas?

El aroma a mujer, la voz noble y altiva le atrapan y Manuel sabe que va a pasárselo muy bien. Débora se le acerca por detrás y le dice:

—¿Y si por el mismo precio incluimos a Jazmín? Estamos de oferta.

Los labios de Débora están pegados a su oído y los de Sandra a su boca.

—¿Quién es Jazmín?

Las dos chicas van poco vestidas con lencería más que insinuante, explícita. Pero una habitante del misterioso sur del desierto del Gobi apareció totalmente desnuda, salvo los tacones, con un gintonic cogido con las dos manos como un antiguo cáliz.

***

Sí, la noche ha sido única. Le duele la cabeza y tiene la boca pastosa. Claro, con lo que bebió y se metió por las narices, lo menos es que te duela la cabeza. Las chicas se portaron de muerte. Vaya tres. El colchón es un poco duro. Prueba a moverse. No puede. Se despierta por completo. No está en la habitación en la que se desnudó y disfrutó.

Las paredes son grises. Ni sucias ni limpias, sólo grises, la cama, por lo que puede ver, es en realidad una especie de plataforma cubierta con un manto de lana basto muy oscuro. Unas velas colocadas en las paredes iluminan a tres personajes situados a sus pies. Son ellas. Débora, con el pecho al aire, luce una falda abierta que deja ver toda su pierna izquierda y que parece hecha de la piel de un animal amarillo con manchas negras; su maquillaje es dorado en ojos y labios y algunos extraños símbolos de claro bronce en sus brazos y ombligo. Sandra lleva una venda pectoral y dos piezas de tela cubriéndola de cintura para abajo, pero dejando ver los laterales, de un tejido muy liviano que él nunca ha visto antes; esas prendas, al igual que el maquillaje que luce es azul vivísimo. Jazmín es roja, muy roja: dos bandas de seda cuelgan de sus hombros cubriéndole y se cruzan en el pubis, llegando hasta el suelo; sus labios, sus pómulos, su diadema y los símbolos del dorso de sus manos son de un rubí brillante.

Una lleva una gran crátera, otra una enorme daga y la tercera lo que parece ser un manojo de astillas.

—Hoy haremos un pequeño sacrificio, una ceremonia que descubrimos común a nuestros antepasados. Te arrancaremos el corazón y haremos un pequeño fuego en el hueco.

Manuel ni se fija en el agradable aroma a flores nuevas, aguardientes exóticos e incienso.

—¡Joder!, pero, pero… ¿cómo coño celebráis la Nochevieja en vuestro pueblo?

Las tres se miran y se ríen. No, no es la Nochevieja, es la primera Luna Llena desde el Solsticio de invierno.

Francisco Torpeyvago

En Daimiel, a 1 de enero de 2017

Mira que te tengo dicho, «mardito» malandrín,
 que tengas cuidado con las resacas.
Anuncios

17 comentarios en “Ritos de Nochevieja

  1. Excelente reseña… muy, muy buena. Coincidimos en los gustos, más no en las posibilidades de obtener los,libros. De este lado del mundo, eso se ha convertido en una odisea. Pero bueno, a lo que nos toca, agradezco esta entrada y tus euro de noche vieja.
    Un abrazo de año nuevo.

    Le gusta a 2 personas

    • Qué lástima que no tengas acceso a estos libros. Aunque no me los he podido leer todos —es que son muchos 😀 — sí lo he hecho con la mayoría y son fantásticos. De hecho, con un par de ellos o tres he tenido una relación muy especial como lector.
      En fin, a ver si en el 2018 se soluciona lo de la distribución de los libros.
      Un abrazo y feliz año nuevo.
      Gracias por pasar, por comentar y, ante todo, por leer.

      Le gusta a 1 persona

      • Bueno, hago mala Mavares para conseguirlos, y digital veo algunos, aunque a nivel de Amazon no puedo por el control de cambio que existe aquí.
        Espero que se resuelva la situación general del país para que las librerías no cierren como están cerrando el resto de las empresas.
        Al menos me mantengo mas al tanto con estas reseñas. Soy cercana a dos de las que mencionas.
        Un abrazote

        Le gusta a 1 persona

      • Si, además de poner «reseñas» —en realidad tengo poco arte para hacerlo: normalmente pongo un resumen y un relato que me inspira la lectura—, puedo ayudar de alguna manera, me lo dices. Aunque supongo que enviar por correo algún libro en físico cuesta bastante, si estás interesada, me lo dices. Y si lo quieres en digital, contacta conmigo y vemos como podemos comprarlo y enviártelo.
        Un saludo.

        Me gusta

    • Me alegro que te haya gustado el relato, aunque es bastante convencional eso de que se despierte el malo con una resaca de pesadilla. Y además es solo válido para este año.
      Y sí, jajaja, conjuro, tojuro que es conjuro, 😀 😀
      Muchas gracias a ti por pasar, por comentar y, ante todo, por leer.

      Le gusta a 1 persona

    • Cabe preguntarse si merece la pena acabar contento a ese precio. ¿Te atragantaste con las uvas? Yo no 😀 😜😜😜
      Y ahora, reflexionando —sin pensar tampoco demasiado, que si no me duele la cabeza—, lo peor debe ser el dineral que se debe haber gastado para terminar así.
      ¡¡Feliz año!! 🥂🍾🍷☢☣
      ¡Ups!, los dos últimos se me han escapado. Es que ya estoy preparando los cuentecicos del 2018.
      Gracias por pasarte, por comentar y, claro, por leer.

      Le gusta a 1 persona

      • Jajajaja, me quedo con la frase: «dinero bien gastado si es para el disfrute». Aunque eso sí, la aplicaré con un tanto de sensatez… espero.
        ¿¡40!? ¿Era una boda? 😀 😀 😀
        PS.—Hizo bien en comprarlo en el chino, porque preparar 480 uvas es un trabajo de… bueno, tampoco quiero caer en tópicos.

        Me gusta

  2. Solo con esa primera acción del sacrificado (lo de aparcar usando dos huecos, con lo jodido que es encontrar sitio en Nochevieja), el tío ya me ha caído mal. Así que convertirse en víctima sacrificial, pues mira, que se “joa”. Por memo y por putero. Anda, que ir al lugar donde las tres Erinias están acechantes… (sí, no serán las Erinias, pero son tres, con mala baba y matan gente, así que… :D)
    PS: Mil gracias por la mención. Lo mi “biología”, ¡anda qué! 😀 😀 😀 😀

    Le gusta a 2 personas

    • Jajaja, la idea era hacerlo antipático desde el principio, y lo del aparcamiento tiene menos perdón sisar en una concejalía. No había caído en lo de las Furias, aunque reconozco que en aspecto «mevoydejuergayamañanoenunasituacióncomprometida» no es muy original.
      No me tienes que dar las gracias, en todo caso, al revés. Y lo de la «biología», yo sigo dándole vueltas a ver si es o no correcto 🤣😂😜

      Le gusta a 1 persona

      • Nunca me he sentido con fuerzas de decir bilogía. Me suena tan horrorosa… Me quedo con “mis dos obras”, o alguna variante, y a correr. Claro, es que lo normal es hacer trilogías. O sagas de cien mil libros organizadas en trilogías 😀

        Le gusta a 1 persona

    • Qué alegría me da este comentario. Porque lo mejor en cualquier actividad no es ser bueno, sino mejorar siempre.
      Por supuesto, yo también te felicito el año, aunque por lo que leo, me parece que no te ha llegado mi felicitación. No pasa nada, hoy es tarde, pero mañana lo soluciono.
      Muchas gracias por pasar, por comentar y, ante todo, por leer.
      Un par de arrobas bien colmadas de mega abrazos gamma.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s