Reto RAE: REMOLACHA


remolacha

Del it. ramolaccio, este del lat.armoracium, y este del galo are more ‘cerca del mar’; cf. al. meerrettich ‘rabaniza’; literalmente ‘rábano de mar’.

1. f. Planta herbácea anual, de la familia de las quenopodiáceas, con tallo derecho, grueso, ramoso, de uno a dos metros de altura, hojas grandes, enteras, ovales, con nervio central rojizo, flores pequeñas y verdosas en espiga terminal, fruto seco con una semilla lenticular, y raíz grande, carnosa, fusiforme, generalmente encarnada, que es comestible y de la cual se extrae azúcar.

2. f. Raíz de la remolacha.

Breve historia musical de la remolacha azucarera

El folclorista, al terminar el recital, aparta la bandurria y grita:

—¡Remolacha!

Los más fervorosos sustituyen las palmas por palmaditas. Los menos, quedan con las manos al aire, como santo en capilla.

¿Por qué le funcionaba a Celia Cruz y a él no?

Francisco Torpeyvago

En Daimiel, a 19 de diciembre de 2017

Os juro, «marditos» malandrines, que no he escrito los 
tres últimos micros en un solo día. Voy cumpliendo el 
propósito de ESCRIBIR uno al día. Y en mi cuaderno están. 
Pero publicarlo es otra cosa. Se lleva cierto tiempo que 
estos días no he tenido. De hecho, el domingo estuve ocupado 
medio tumbado en el sofá.
Anuncios

Reto RAE: VADE RETRO


vade retro

Loc. lat.; literalmente ‘vete atrás, retrocede’.

1. loc. interj. U. para rechazar a alguien o algo.

«Yo controlo», o historia de un destiempo futuro

—¿Vas bien, Joaquín?, ¿aguantas? ¡Sigue, sigue, yayayayá! … ¡¡Quita de encimaaaaaahjj!!

Y así, queridos nietos, fue engendrado vuestro abuelo.

Francisco Torpeyvago

En Daimiel, a 19 de diciembre de 2017

¿Hacemos, «mardito» malandrín, algún comentario sobre 
un utilísimo trocito de látex que cuesta unos cincuenta
 céntimos y evita muchos e indeseados dolores de cabeza?

Reto RAE: QUIZÁ


quizá

Del ant. quiçab[e], y este alterac. de qui sabe ‘quién sabe’.

1. adv. Denota la posibilidad de que ocurra o  sea cierto lo que se expresa. Quizá llueva mañana. Quizá sea verdad lo que dice. Quizá trataron de engañarme.

Érase una vez, en una discoteca…

Pelo ensortijado, pantalones de campana, gafas de pera y ducha cada dos semanas, acerca su cubalibre y su celtas a una chica de pelo largo, minifalda y bucaneras. Le dice algo al oído.

Para echar el cierre, siempre suena la canción de Osvaldo Farrés.

Francisco Torpeyvago

En Daimiel, a 19 de diciembre de 2017

Puede que suene la flauta. O no. 
¿Cuántas fantas pagaste, «mardito» malandrín? 
¿O cuántas te pagaron?