Una pequeña ucronía de pi


La gilipollez humana no conoce límites. Eso no significa que sea infinita. Mira, volvemos a los infinitos, aunque no,  no es el último capítulo del «Desgarrón cardíaco».  Sigue leyendo

Anuncios