Plata y marfil


Éste es el segundo de los de hombres lobo de los del V Polidori, aunque no me he decidido aún a presentarlo. Es cierto que el primero no ha causado demasiada buena impresión, pero tampoco ha hecho el ridículo, al menos no demasiado, por lo que la tentación de presentar éste es Sigue leyendo

Licántropos, C.B.


Hoy, además del relato, me gustaría escribir sobre otras cosas:

Por supuesto, amable a la par que paciente lector, Sigue leyendo

La enésima primera vez


Me ha llegado, por fin, «Las crónicas del otro mundo». Bueno, en realidad me llegó ayer, pero ya conocéis mi vagancia y mi capacidad casi infinita para procrastinar. Tras un largo periplo que he compartido con los autores desde que pedí el libro, por fin lo he abierto:

20170103_112501

Y además, han tenido el detalle de la dedicatoria que aparece en su blog.

Solo puedo decir que ayer nada más abrirlo ya le di un «meneo» considerable. —Es bueno estar de vacaciones.—

En fin, que quería agradecer a los autores el esfuerzo por proporcionarnos estas horas de diversión fantástica y fantasiosa y por lo que han escrito en su blog, y, con el conocimiento de lo leído hasta ahora, recomendaros el libro.

Las crónicas del Otro Mundo

Una “primera vez” es un momento único e irrepetible en el tiempo, en la existencia de cada uno. Es independiente del carácter de la misma: puede ser positiva, negativa, fascinante, desgarradora, deslumbrante, embarazosa, incluso neutra. Puede ser imborrable, inmortal, inolvidable, y puede no significar absolutamente nada. Puede ser hermosa, como un primer beso en los labios, o deleznable, como un primer beso en los labios. En verdad todo depende de cómo nos haya marcado esa primera vez, si es que ha llegado a significar algo para nosotros. Ese primer beso puede haber sido apresurado, espoleado por una sociedad que te ha dictado que a la edad que marca tu calendario ya te ha tocado vivirlo, y regalar esa única ocasión de tu vida a una persona que no significa nada, provocando que esa primera vez tampoco represente un momento íntimo, ni apreciado, ni reseñable, o ni siquiera digno…

Ver la entrada original 1.063 palabras más