Infinitos monos. Más uno


Hoy traigo dos eventos distintos. En primer lugar, me presenté al «X Certamen Literario Villa de Ampudia» con el resultado habitual. En segundo lugar, celebro mi primer añito por estos lares del wordpress.

—Vale, malandrín impaciente, si no quieres celebrar el cumpleaños conmigo, ya sabes, como siempre, el relato al final.—

Las cifras, modestas, pero suficientes y más allá para mí —debería haber llegado a las cincuenta y dos entradas que me propuse, pero no he andado lejos— de este año literario han sido:

  • 46 entradas.
  • 4.802 visitas —ya está casi lista la celebración de las cinco mil—.
  • 1.744 visitantes.
  • 181 magníficos, simpáticos y guapísimos seguidores.

Para celebrar tan magno acontecimiento he decidido hacer una encuesta con el fin de saber cuál es el relato que más ha gustado de este año. A pesar de mi torpeza ya conocida con estas cosas de la red, creo que he logrado montar la encuesta de tal manera que puedes votar tantos cuentos como quieras y las veces que quieras. Además, como forma de incentivar la participación, organizaré un sorteo entre los participantes —si logro saber quienes son, que ya digo lo de mi torpeza con estas cosas; en caso de no poder ver a los participantes, entonces será entre los «comentantes»—. Y el premio será nada más y nada menos —y me comprometo a enviarlo a cualquier lugar del mundo de los que permite «Correos»— que una muestra de una sustancia cuya densidad es ¡2·1028 veces la del universo! Sí, has leído bien, un dos seguido de veintiocho ceros:

20 000 000 000 000 000 000 000 000 000

¡Os doy mi palabra de que esto es una broma y sin embargo es completamente cierto! Al agraciado le llegará la muestra —tangible completamente— de lo que prometo. Así es que, ¡participad, malandrines, participad! Tenéis hasta el 13 de diciembre de 2016 a las 23:59 tiempo universal. —Acabo de ver la configuración de la encuesta y está hasta el día 22, pero no estoy seguro de que este bien cargada, por lo que hasta el día 14 no sabré si se puede seguir votando o no: lo de torpe en las redes lo he dicho absolutamente en serio… CONFIRMADO: TERMINA EL DÍA 22 DE DICIEMBRE (con la lotería, oschses)—

Para quien quiera leer o releer algunos de aquellos cuyo título no es el de la propia entrada, os pongo los enlaces:

Ahora tocaría explicar algo el relato de hoy, en el que, por tercera vez consecutiva, me meto en los fangos alucinatorios de mi imaginación. Pero hoy no voy a desvelar ni a aclarar nada. Bueno, venga, para que veáis lo ilimitado de mi munificencia, os doy una pista:

https://es.wikipedia.org/wiki/Teorema_del_mono_infinito

La otra pista está en el Quijote. Sólo hay que leérselo entero —las dos partes, la de Avellaneda la podéis obviar—. O pedir a alguien que lo haya leído un resumen ejecutivo. No es lo mismo, pero bastará.

En fin, que disfrutéis de la fiesta de cumpleaños y del relato.


Infinitos monos. Más uno

Runa, El Creador, había concebido todo el Universo, incluyendo aquel pequeño planeta que giraba en torno a los dos soles, una enana roja que apenas alumbraba las noches cuando se quedaba sola en el firmamento, y una enana verde amarillenta, que era el sol principal y la fuente de vida; también creó las casi tres docenas de pequeñas lunas que pululaban alrededor del planeta, siguiendo la trayectoria, una fina línea, que marcaba el sistema de anillos. Y, por supuesto, toda la vida animal y vegetal que nacía, crecía, se relacionaba, se reproducía y moría por todo el planeta.

Al hablar de toda la vida hay que incluir a determinados seres dados por inteligentes que habían logrado avanzar en su conformación del medio hasta construir una civilización. Esa civilización llegó a tal nivel de científicos y técnicos, que ya no se recordaba sus nombres individuales. Era toda una comunidad la que publicaba y aplicaba los descubrimientos.

Pero uno de los últimos héroes intelectuales e individuales previos al advenimiento de los avances comunitarios llamó la atención de Runa. Es cierto que aquellos bichúnculos habían pasado de considerarle fundamental para la vida, dándole incluso su nombre a la estrella principal que los alumbraba, a dejarlo abandonado en el límite de su ignorancia, pero eso no quita que Él, egoístamente, quisiera seguir existiendo en su imaginario mitológico. Y por eso estaba pendiente de los descubrimientos y teoremas de aquella cada vez menos suya civilización. Ese científico había planteado un curioso enunciado y el dios se había visto retado por sus propias criaturas. Y decidió, por vanidad, pero también por curiosidad, llevar a cabo el experimento. Para eso era dios.

Creó otro universo, con infinitos monos, con infinitas máquinas de escribir, con infinitos pupitres, y con infinito papel. En realidad no era necesaria tanta parafernalia: Bastaba con un mono escribiendo durante el suficiente tiempo, o una cantidad interminable de monos escribiendo de forma simultánea. Pero como era un dios, decidió realizar una solución fractal intermedia entre ambas. También es cierto que no quería perderse el espectáculo del jaleo de un instante, de una eternidad, formado por esa cantidad ingente de un único simio redactor.

Esperó, con paciencia, que las cosas sucediesen. En aquel inmenso caos de homínidos hiperactivos y vocingleros se producían un buen número de obras caóticas, sin sentido alguno. Pero a lo largo del tiempo, alguno de aquellos primates sería capaz de escribir «El Quijote». No, eso no era suficiente, tenía que escribir «El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha», completo y con todas sus letras.

Empezó viendo algunos resultados muy pronto, aunque hubo de emplear su omnipotencia casi al máximo, si ésta expresión fuese válida, para analizar todos los textos que se iban produciendo. De vez en cuando se producían aproximaciones, pero si a ésta le faltaba una «m», a aquella le sobraba «Con veinte cañones por banda». Otros estaban escritos en francés, esperanto, suajili, o en una estocástica mezcla de todos ellos y de alguno más. Sin embargo, la marabunta animal de escribanos producía textos sin sentido la más de las veces. Haría falta un tiempo equivalente a miles de veces el del universo paralelo, donde habitaban las criaturas que habían inventado el teorema, para tener resultados.

Un día, de existir una medida de tiempo en aquel universo de monos mecanógrafos, sucedió el milagro: por fin uno de ellos había tecleado, al azar, la obra completa, sin defectos ni excesos. Justo tal cual era. El experimento había sido todo un éxito. Pero ocurrió algo inesperado. Quizá un efecto colateral del ensayo:

El mono escritor lloró cuando murió Don Alonso.

Francisco Torpeyvago

En Daimiel, a 5 de diciembre de 2016

¿Has disfrutado del cuento?
¿Te sientes identificado con Runa?
¿Te sientes identificado con alguno de los monos?
¿Te sientes identificado con una máquina de escribir?
¿Has votado?
¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos?
¡Comenta, «mardito» malandrín, comenta!
Anuncios

43 comentarios en “Infinitos monos. Más uno

    • ¡Me alegro de poder sorprendente! Y de poder llervarte de viaje por esas dimensiones escondidas.
      No tomes lo de votar como una obligación, sino como algo que hagas a tu placer. Bastante es la tabarra que os doy, como para además andar pidiendo cosas.
      Un mega abrazo γγγγγγ
      PS.- Gracias por pasarte, por comentar y, sobre todo, por leer.

      Le gusta a 1 persona

    • ¡¡Muchísimas gracias, Luminosa Entidad!! Yo espero que vengan muchos más, por la cuenta que me tiene, jajaja. La verdad es que no empecé a ser regular publicando hasta que no me propuse un día: Tal día a tal hora tiene que haber una entrada. Cuando lo dejas al azar de la inspiración acabas no haciendo lo que debes. Así es que espero veros por aquí muuuuuchos jueves más.
      Abrazo γγγγγγγ

      Le gusta a 1 persona

      • ¡Si lo sabré yo! que publico cuando puedo y a veces muchos días no lo hago y luego varios días seguidos, soy un desgarriate, pero publico, que finalmente es lo que cuenta.
        Te leeré todos los jueves de aquí a la eternidad o hasta que me vaya a otra dimensión, lo que ocurra primero, jajajaja.
        Abrazo gama
        PS Explícame lo de yyyyyyyy

        Le gusta a 1 persona

  1. ¡Pero, hombredediós! Dices que el relato se mueve en compases alucinados cuando ya la intro surte el mismo efecto que tomarse un tripi caducado 😀 😀 😀
    Como yo no llevo tanto tiempo por guordprés, te voy a leer los relatos publicados con anterioridad a mi llegada (¿Ha quedado eso mesiánico? ¿O suena a la nueva película de Villeneuve? Yo y mi ego…) y te voto.
    En cuanto al texto:
    Vale, me he echado unas risas. Eso para empezar. Sobre todo (he tenido que interrumpir la lectura) con la posibilidad dual que tiene Runa de crear infinitos monos o un mono infinito. Y lo del detalle del título es glorioso (no hay mejor entrenamiento para buceo sin oxígeno que leer un título de la Edad Moderna de seguido y sin respirar). El final es descacharrante (Runa se da cuenta aquí, creo yo, que no puede jugar con el azar, porque hasta a un dios le puede salir rana. Runa. Rana. ¿Es lo suficientemente bobo el chiste? Sí, creo que sí 🙂 )
    La adaptación del consabido dicho tras una irónica reflexión sobre la evolución sociocultural y la no necesidad de entelequias extracorpóreas está pero que muy bien. Quizá para la próxima, Runa guste de hacer el imbécil (como muchos dioses) con el gato de Schrodinger. Ahí lo dejo.
    PS: Por cierto, ahora que me acuerdo, ¿no te interesaría participar en la antología de Textos Solidarios?

    Le gusta a 1 persona

    • Nada, nada, quite usted, que de nuevo me hace sonrojar… Más que mesiánico, sonó a tensor espacio – tiempo o a ritos saturnales: es lo que tiene la flecha entrópica. Pásese si le place, por los relatos, pero jamás se sienta obligado. Esta encuesta es una invitación, que tiene un fin, que por supuesto, contaré, soy muy transparente, es una invitación, digo, por si alguien siente curiosidad por alguno de los títulos que no haya leído.
      Y sí, es cierto que el pobre Runa ya hasta me da lástima porque lo he metido en varios bretes: fantasía heróica, con «Oro y sangre de herejes»; fantasía gore, con «Hambre saciada»; humor absurdo con «La pluma y el pene» y al final con este último cuento que no tengo muy claro como clasificar ¿ficción científica fantástico – mitológica? Lo del gato de Schrodinger lo dejo para más delante: no he encontrado el veneno adecuado 😉 . Sí es cierto que la celebración de los 5.000 visitantes viene también espesita con otro asunto de estos. Y estoy con otro relato sobre el principio de Bernoulli, pero va para largo, porque el argumento es muy complicado: mezcla tráfico, historia social y vital y alguna rareza más exótica —el protagonista es un fontanero… creo que es lo más adecuado 😀 —.
      Lo de textos solidarios lo veo demasiado para mi experiencia. He tenido la suerte de leer algunas de vuestras narraciones y me parecen fabulosas, literalmente. A mí me falta aún mucho recorrido hasta llegar a un nivel aceptable para este tipo de cosas.
      Lo de Runa y rana… parece un chiste de los míos. La verdad es que estos nombres —como el de «güenisco» o «co»— pertenecen al «fantasbulario» de mis hijos. Y, claro, se puede esperar uno cualquier cosa.
      En fin, muchas gracias por lo del «tripin caducado» —en cuanto lo he leído, le he mandado un guasá a mi señora, de lo que me ha gustado—, por pasarte, por comentar y, sobre todo, por leer.

      Le gusta a 1 persona

  2. Ala, ya he votado, y como estoy perezosa y nostálgica he votado el primero q te leí, y tan pancha me he quedao (tanpoco estoy muy segura de desear el premio, jajajajajaja, pero me arriesgo). Felicidade por tus dos añitos, y me parece genial q no hayas llegado a tu proposito de los 52, q tanta perfeccion iba a ser contraproducente para tu y mi salud mental, jeje.
    Decirte, por si cuela, asi, rollo gota malaya (o malaia, o malalla, ni idea) q lamento no leerte en inclusivo… pero seré paciente y benevolente contigo (juas juas juas).
    Ala, besazo y abrazo cumpleañero.
    Y de los monos, no me he “enterao” mucho de nada, pero igual es culpa mia q he leido solo con una pata de neurona. 😊

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Jajaja! Me encanta la sinceridad y la espontaneidad.
      Es sólo un añito, pero ¡vengan esas felicitaciones, que me alegran mucho! Vale, no logré terminar el reto, pero es que me metí en escribir en muchos certámenes. Al final sí que logré, más o menos, un relato semanal.
      En cuanto a los monos, la verdad, es que no tiene mucho secreto. Es tan solo desarrollar el enunciado:
      […]un mono pulsando teclas al azar sobre un teclado durante un periodo de tiempo infinito casi seguramente podrá escribir finalmente cualquier texto dado[…]
      Lo mismo di la falsa impresión de que lo había complicado, pero no soy tan inteligente 😉
      Gracias por pasarte por aquí, por comentar y, sobre todo, por leer.

      Le gusta a 1 persona

      • jajajaja También podríamos barajar la teoría de que el mono sabe perfectamente lo que escribe, somos las personas humanas, en nuestra prepotente ignorancia, que al no entenderlo asumimos su falta de sentido.
        Ala, hoy estoy más filosófica. ¿De verdad escribiste que celebrabas solo un año? pues si que estaba yo despistada leyéndote… prometo intentar hacerlo mejor a la próxima, ¿vale?. 😉

        Le gusta a 1 persona

      • Bueno, la verdad es que al fin todas las personas no dejamos de ser monos. Unas, homo sapiens y otras, homo suido 😛
        Hubo un intento de hacer el experimento. Colocaron un teclado inalámbrico en un foso de orangutanes. Primero defecaron sobre él, luego lo arrojaron al suelo y, por último, lo ignoraron. No parece que ninguno teclease 8O. Lo que está claro es que sí sabían lo que hacían 😉 .
        Y en realidad te agradezco lo de los dos añitos: supongo que es el deseo de que continúe tanto tiempo 🙂

        Me gusta

  3. Ya he votado. Todavía no ha habido ningún relato, peso a que tienes otros que son muy buenos (incluido el de este jueves), que haya superado todo lo que sentí con “Aquí no hay ratas” que publicaste en dos partes.
    Te felicito por este año en WordPress, por tus 181 seguidores (entre los que me cuento) que seguro dentro de poco serán muchos más.
    Te mando un afectuoso saludo.

    Le gusta a 1 persona

  4. He votado tres por elegir algunos, pero cualquiera de tus fantásticos relatos sería digno de ser votado. Por cierto, que me he dado cuenta de que algunos no los he leído, así que me pongo manos a la obra. Personalmente me encanta tu estilo y esa labia quijotesca tan depurada. Y cuando te pones a criticar… ya me ganas para la causa. Tus entradas son muy consistentes, así que las que llevas equivaldrían a muchísimas más en otros universos blogueros, así que 46 entradas en torpeyvagués equivalen a cientos de miles en otros idiomas worpressianos. Abrazos y enhorabuena por los números. Te sigo siguiendo.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Qué decir! Que me llevo este comentario para enseñarlo a la familia. Y que ya he llamado a los municipales, a ver si ellos pueden atrapar mi ego después de esto.
      Lo del seguimiento es mutuo —aunque físicamente dé lugar a alguna paradoja: ¿tú has visto al seguidor seguido por el objeto de la persecución?—
      ¡Muchas gracias! Por los votos, por el seguimiento y, sobre todo, por leerme.

      Le gusta a 1 persona

  5. Primero, gracias por lo de “magníficos, simpáticos y guapos” (si te mando una foto mía de este mismo momento cambiarías de opinión, lo sé). Segundo, bien ahí por el primer año y nuestro mutuo aprendizaje. Tercero: votado, y me ha encantado saber que fui, soy y seguiré siendo un mono (monita, jaja), con mis dedos tecleando cualquier cosa menos un gran Quijote. Cuarto: no me olvido… termino una traducción este finde y ya llegan las fiestas; que le den a todo lo que no sea un gran desgarrón cardíaco.
    ¡Felicidades, Francisco! 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Primero: No hay mayor verdad que la que se ve con buenos ojos: así ven las madres a sus hijos y yo a todos vosotros.
      Segundo: Tú lo has dicho: mutuo aprendizaje, de ahí que mi agradecimiento sea siempre enorme, por la de cosas que aprendo de vosotros.
      Tercero: ¡Que seamos por siempre un maremágnum de homínidos escritores con fantasía sin fin! —yo, la verdad, llevo muy adelantado lo de parecerme a un orangután con gafas—.
      Cuarto: Sin prisas, que es para disfrutar 😉
      Y quinto y medio: ¡Muchas gracias por las felicidades, por pasarte, por comentar y por leerme!

      Le gusta a 1 persona

    • No se sienta usarced obligado, como ya le dije, a votar. Si le apetece, vote el o los cuentos que más le hayan gustado de los leídos hasta ahora. Y si no le apetece, pues nada, que no es de forzamiento la propuesta.
      Y tampoco sienta vuesa merced la obligación de leer y leer sin más. De nuevo, hagamos uso de las apetencias.
      Y gracias por pasarse por aquí de nuevo.

      Le gusta a 1 persona

      • No, no, si te leo es porque me gusta lo que escribes, por supuesto 😉
        Quizá tú (ya te lo he dicho) te hagas de menos, pero me gusta tu prosa. Bastante, además. En algunos textos me río, en otros me quedo culitorcido, en otros me intrigas… Vamos, que te sigo leyendo y punto. Y no me discutas 😀

        Le gusta a 1 persona

  6. Pingback: La sombra dorada del solsticio de invierno | Historias malditas, malditas historias

  7. Pingback: Licántropos, C.B. | Historias malditas, malditas historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s