Expiración de la Banda Municipal de Música de Daimiel


Últimamente sólo traigo malas noticias culturales, pero es lo que nos toca vivir.


Siendo alcalde de Daimiel Don Leopoldo Sierra Gallardo y concejal de cultura Doña Lourdes Cencerrado González-Mohino, la Banda Municipal de Música de Daimiel exhaló su último aliento, un acorde de fa mayor final de la marcha «Nuestro Padre Jesús» de Don Emilio Cebrián Ruiz, en el ensayo del viernes 21 de octubre de 2016 a las 23:30 hora peninsular, a los 140 años de edad.

En su muerte intervinieron de forma activa y notable los tenientes de alcalde Doña María Dolores Martín de Almagro Giménez de los Galanes (anterior corporación) y el Doctor Don Jesús David Sánchez de Pablo González del Campo, quienes apoyaron en todo momento y circunstancia el paso de la municipalidad a la privacidad.

La actividad de esta banda tendrá continuidad con la asociación que se cree a tal fin, pero el servicio municipal desaparece. Es decir, ahora la localidad contratará a la asociación para suplir el servicio que hasta ahora estaba dando su banda municipal.

¿Por qué ese empeño en hacer desaparecer un servicio municipal rentable? Es difícil contestar a esta pregunta, pero permítasenos explicar esto de rentable en pocas palabras: El presupuesto de la banda del 2016 es de 96.000 €, el ayuntamiento de Daimiel realiza donaciones a distintas instituciones en especie por valor de 115.000 €, aproximadamente (43 actuaciones anuales con donaciones entre los 1.500 y los 3.000 € por actuación). Eso es ser rentable. Otra cosa es que las distintas corporaciones no hayan querido ponerlo en valor, pero ahí queda el hecho. El porqué del empeño en hacerla desaparecer no está claro, aunque se han aducido razones de lo más exótico, como que la contratación de los músicos devenga derechos, o que el servicio no es, efectivamente rentable. Lo último fue una Ley de Transparencia mal entendida y peor interpretada.

Lo más humillante ha sido, sin duda, que la propia corporación ha obligado a los miembros de la banda a decidir, como si eso no lo tuviese que hacer el pueblo de Daimiel. Sí, efectivamente, se ha presionado para que en votación de los miembros, y una vez que se les ha negado otras opciones existentes y posibles, acaben siendo una asociación particular. De este modo la corporación se autoexime de cualquier responsabilidad en la decisión. También ha existido una impuesta omertá para que las circunstancias en las que se ha producido toda la agonía y el deceso quede en el más absoluto de los secretos.

Cierto es que la responsabilidad no es solo de estas personas. Han contado con la ayuda de Don José David Gómez-Cambronero Alonso, quien llegó a expresar la opinión de toda la corporación municipal en la presentación del concierto de Feria de 2014 ante varios miles de personas: “Aunque esta música no me gusta, la podremos oír esta noche” o la figura cultural de referencia, Medalla de Honor de la Ciudad de Daimiel 2016 (distinción que también le fue otorgada a la banda en otros tiempos más favorables para la cultura), Don Jesualdo Sánchez Bustos escribiendo artículos en los que definía a la tuba como “máquina de hacer pedos”.

En este obituario quisiéramos al menos mencionar a quienes sí han apoyado a esta nobilísima y menoscabada institución. Don Valerio Martín Pingarrón, director de la misma durante una treintena de años y al que le tocó lidiar con los momentos más tormentosos de la historia reciente de España, toreando a ambos bandos para defender a su banda y a sus músicos. Doña María del Carmen Martín de Bernardo, maestra y concejal en los tiempos revueltos de la transición. Don Evelio Alonso, también director durante una treintena de años. Don Juan Antonio Martín de Almagro (sí, el padre de Doña María Dolores Martín de Almagro, quien ha traicionado el espíritu cultural de su progenitor) que llegó incluso a ser mencionado por el insigne musicólogo Don Pedro Echevarría Bravo en su famoso “Cancionero musical popular manchego”. Y todos los músicos que han dejado su vida y su alma en la banda; mencionaré al último en morir: Don Emilio Velduque “el señor Emilio” quien estuvo sirviendo a esta banda y a su pueblo nada menos que setenta y cuatro (¡74!) años.

En fin, que fue el compromiso de la actual corporación “Salvaguardar los servicios municipales” o el de la anterior corporación, prólogo de la actual: “Dejar a la banda en el lugar que le corresponde”. Sí, lo han cumplido. Ya está muerta y enterrada.

Francisco García-Luengo Manchado

22 de octubre de 2016

Anuncios

16 comentarios en “Expiración de la Banda Municipal de Música de Daimiel

  1. En este país la cultura nunca ha sido vista con buenos ojos. Todo el dinero que se invierte en ella se ve como un dinero perdido. No se ha llegado a entender que la cultura tiene que estar a pie de calle, cerca de la gente, para entre todos conseguir una sociedad que respete al que tenemos al lado.
    No me extraña, Francisco, que estés enfadado. Si yo viviera en Daimiel también lo estaría y lo diría bien alto. Esta noticia que nos has dado me ha entristecido tanto que voy a compartirla en mi blog, si me dejas hacerlo, para que la conozca más gente.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Reblogueó esto en Alma Ruraly comentado:
    Rara es la vez que comparto en mi blog las historias publicadas por otros colegas o amigos en sus propios blog. Pero siempre hay alguna excepción que confirma la regla, y hoy ha llegado una de ellas.

    En el blog “Historias malditas, malditas historias” Francisco nos da una mala noticia cultural que ha ocurrido en su ciudad, en Daimiel. Yo me he enfadado con él al leer la noticia, y me he entristecido también al ver que la cultura en este país sigue siendo algo que no se cree necesario, algo que no se ve con buenos ojos, algo que ni no es rentable hay que eliminarlo y listo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Respecto al articulo Expiración Banda de Música… comentar que tienes mi pleno apoyo, es una pena que todo se acabe por el dinero y más pena aún que un pueblo no valore su cultura, al revés consideran que la banda cuesta dinero, pero no tienen en cuenta el valor cultural de la misma. Es más fácil ponerse orejeras como los burros. Fabuloso Francisco

    Le gusta a 1 persona

    • Efectivamente, es una pérdida cultural enorme para todo un pueblo. No es que no vaya a seguir habiendo banda, confiemos en que la asociación que le dará continuidad tenga una feliz y próspera vida, es el hecho de la desaparición de un servicio municipal. Y ciento cuarenta años de historia a la porra.

      Le gusta a 1 persona

  4. Como miembro perteneciente en el pasado a esta banda municipal, donde me empecé a formar como músico, sólo puedo decir que me entristece esta noticia, y dar mi apoyo a todos los que estáis pasando este amargo trance. Pero mi gran sorpresa ha sido leer en los comentarios que es de las últimas, si no la última banda de carácter municipal, con lo que pienso yo, sin saber exactamente lo que ha ocurrido, que al no ser algo puntual y singular, algo ha debido cambiar en la normativa que regula estas asociaciones para que hayáis aguantado como jabatos, aunque al final hayáis tenido que sucumbir. Por eso, no eximo de culpa a la corporación municipal, pero tampoco será toda suya, son otros tiempos y habrá que amoldarse, adaptarse, evolucionar… Vuelvo a reiterar que soy partidario de la municipal, pero deseo que como asociación pueda mantener la confianza y el orgullo que siempre ha sentido el pueblo para con la banda. Un abrazo Paco

    Le gusta a 1 persona

    • Como bien dices, Julio, ha sido de las últimas. Y precisamente eso nos ha permitido ver la evolución, el declive mejor, sufrido por el resto de bandas que se han privatizado. Por eso hay que evitar a toda costa caer en la desvinculación total con el ayto.
      Es cierto también que las circunstancias no son las mejores. Pero no se han agotado todas las posibilidades. Muy al revés, la actitud política ha ido siempre encaminada hacia la solución de «asociación».
      Por supuesto, no lo he dicho antes, pero ahora sí, que desde 1983 ha existido una desidia total por parte de todas las corporaciones —y «desidia» lo empleo como eufemismo—. Sin embargo, esta última corporación ha sido proactiva hacia la privatización y la que constará en la historia de la ciudad de Daimiel como la que finiquitó a su banda.
      Por último, Julio, agradecerte el que comentases con tu siempre acertado buen juicio y vaya para ti otro abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Ante todo felicictarte por ser consecuente y llegar hasta el final,desde que empezo el ataque (si,el ataque porque asi lo veo yo desde fuera )tu siempre has matenido tu desacuerdo con hacer de la BANDA MUNICIPAL DE MUSICA una asociacion.
    La banda tiene su historia… tantas cosas cambiaron hace años….
    La banda sonaba en verano siempre gratuitamente para el disfrute de entendidos y no no tan entendidos pero que han seguido banda desde hace años y seguiran y estaran orgullosos de sus musicos ya sea como miembros de la banda o participantes de la asociacion ,que es lo que se busca desdes hace tiempo ( por cierto creo que no se ha luchado todo lo que se tenia que luchar por parte de todos los componentes de la banda ,desde el director al ultimo musico)
    Lo dicho, mi admiracion a todos los musicos y enhorabuena por ser consecuente con tus pensamientos ,aun sabiendo que te DUELE.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Sí, Mari Cruz, duele mucho. Ciento cuarenta años de historia de los que yo he vivido desde dentro treinta y cuatro, casi la cuarta parte de su vida. Por eso creo que lo comentado aquí es objetivo y con conocimiento de causa.
      Muchas gracias por tu apoyo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s